Cómo conservar adecuadamente los medicamentos que tenemos en casa

Publicado el 4 noviembre, 2013 por SIGRE

Todos tenemos en nuestros hogares un botiquín doméstico o, en su defecto, un armario o cajón en los que guardamos medicamentos, a los que recurrimos cuando nos encontramos mal o tenemos alguna dolencia.

En este post queremos dar algunas recomendaciones para mejorar la conservación de estos medicamentos, con el fin de preservar su actividad farmacológica y la plena eficacia de su principio activo, lo que contribuirá al autocuidado de nuestra salud.

¿Dónde se conservan mejor? En lugares frescos y secos

Los medicamentos deben conservarse en lugares frescos y secosLo primero que tenemos que saber es que la cocina y el baño son los peores espacios de la casa para guardar nuestro botiquín doméstico. ¿La razón? Los medicamentos, por norma general, se conservan bien a temperatura ambiente, en un lugar fresco y seco.

Estas condiciones son opuestas a las que se dan en la cocina y el baño, habitaciones donde se producen cambios bruscos de temperatura y, en determinados momentos, hay una gran humedad.

Además, otro elemento que favorece su conservación es la oscuridad, por lo que debemos evitar que estén bajo algún foco directo de luz o calor, o expuestos al sol.

¿Y los medicamentos que requieren de especiales temperaturas para su conservación?

Algunos medicamentos requieren de unas condiciones específicas para su conservación. Por ello, cuando utilices un medicamento es conveniente que consultes su prospecto, ya que conocerás la forma correcta de tomar las dosis o su periodicidad, y las mejores condiciones para su conservación.

Tal es el caso de los medicamentos termolábiles, como la insulina, vacunas o ciertos colirios, que deben conservarse en el frigorífico, nunca en el congelador, a temperaturas que oscilan entre los 2ºC y 8ºC.

Además, en el caso de vacunas, evita colocarlas en las puertas, porque al abrirlas se producen variaciones de temperatura.

¿Y en caso de viaje? Tenemos que asegurarnos de cumplir estas especiales condiciones, por lo  que hay que prever la mejor manera de mantener la temperatura óptima para su conservación.

Si el aspecto externo del medicamento se modifica…nunca lo utilices

Es conveniente que no utilices los medicamentos cuando el aspecto de los mismos ha cambiado o, por ejemplo, si se ha congelado. 

Imagen de supositorios

Tal es el caso, de los supositorios, óvulos y cremas, que son muy sensibles a las exposiciones a las altas temperaturas.compruebes que el aspecto externo de los

 

Los medicamentos, con su envase original

Es importante guardar los medicamentos dentro de su envase original, junto con el prospecto y, si es posible, con la receta. De esta manera, siempre sabrás el motivo por el que te fue prescrito el medicamento, así como la manera en la que tienes que tomarlo (posología) y la frecuencia de las tomas.

Y tú, ¿qué prácticas utilizas para conservar mejor los medicamentos y favorecer el autocuidado de tu salud?

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.