Cómo hacer un uso responsable de los antibióticos

Publicado el 29 noviembre, 2013 por SIGRE

Imagen de un antibióticoRecientemente, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha puesto en marcha la campaña de sensibilización “Uso responsable de antibióticos”, que tiene como objetivo fomentar la adecuada utilización de este tipo de medicamentos.

Además de fomentar este uso responsable, la campaña también incide en la forma correcta de desprenderse de los residuos de estos medicamentos al acabar el tratamiento o cuando han caducado.

Para lograr este último objetivo,  en el microsite que se ha desarrollado para la campaña se incide sobre el importante papel que desempeñan los farmacéuticos “para fomentar la utilización del SIGRE, sistema de recogida selectiva de medicamentos.

De esta manera, el Ministerio de Sanidad reconoce la labor sanitaria y pone en valor la importancia que tiene reciclar correctamente los envases y los residuos de medicamentos para efectuar un uso responsable de los mismos y mejorar los hábitos sanitarios de la población.

Sencillos consejos

Para contribuir con los objetivos de esta campaña, te indicamos unos sencillos consejos que te permitirán realizar un “Uso responsable de los antibióticos”:

    1. En caso de padecer una infección se debe acudir siempre al médico. Este profesional indicará si la enfermedad está producida por una bacteria y, en ese caso, prescribirá el antibiótico adecuado para la infección.
    2. No todas las infecciones precisan tratamiento antibiótico. Los resfriados, los catarros y las gripes son causados por virus, por lo que los antibióticos son totalmente ineficaces.
    3. Cuando el médico prescriba el empleo de antibióticos, es imprescindible seguir todas sus instrucciones en cuanto a las dosis, lo que se denomina posología, y la duración del tratamiento.
    4. También es especialmente importante cumplir con el tratamiento completo. Aunque se sienta mejoría. Si se interrumpe el tratamiento, se corre el riesgo de que la bacteria patógena vuelva a crecer y multiplicarse, produciendo así una infección aún más grave.
    5. Los antibióticos son generalmente fármacos seguros aunque, como todo medicamento, pueden producir reacciones adversas. La alergia es uno de los efectos adversos más conocidos, aunque no de los más frecuentes. El paciente debe estar informado si es alérgico y llevar siempre consigo una tarjeta o placa que lo indique.
    6. Si se utilizan inadecuadamente los antibióticos, se pueden desarrollar resistencias bacterianas,  lo que significa que un antibiótico que era eficaz para una determinada infección bacteriana, puede hacerse ineficaz para esa misma infección en el futuro.
    7. No es conveniente almacenar antibióticos sobrantes en casa. Se evitará un posible mal uso posterior si se revisa periódicamente el botiquín doméstico y se depositan los envases de medicamentos vacíos o con residuos de medicamentos en el Punto SIGRE de la farmacia.
Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.