Ahorra energía en verano… ¡y todo el año!

Publicado el 28 julio, 2021 por SIGRE

El calor y las altas temperaturas del verano pueden combatirse eficazmente sin derrochar energía, lo que conlleva ventajas para nuestra economía doméstica y beneficios para el cuidado de nuestro planeta. Hay que tener en cuenta que el despilfarro energético provoca la creación de gases de efecto invernadero, que a su vez son los responsables del aumento de la temperatura del planeta y la aparición de fenómenos climáticos desastrosos.

Todos hemos escuchado en reiteradas ocasiones consejos muy útiles que poco a poco hemos ido incorporando a nuestro día a día, como poner especial cuidado en apagar las luces durante el día o desconectar completamente los dispositivos electrónicos que no utilicemos durante la noche. Pero hemos de dar un paso más y, junto con el consumo responsable, hay que evitar a toda costa la ineficiencia energética y no solo en verano, sino durante todo el año.

Aquí te dejamos unos consejos prácticos. ¡Esperamos que te sean útiles!

  • Aprovecha todo lo que puedas la luz natural, ya que los días son más largos en esta época del año. Abre las ventanas a primera hora de la mañana y última de la noche para ventilar la casa y conseguir descender la temperatura del interior. Para las horas centrales del día, puedes bajar las persianas, comprar cortinas aislantes o bien utilizar toldos exteriores, muy eficaces contra el calor, ya que hacen de barrera contra los rayos del sol.

  • Enciende la luz solo si es imprescindible y sustituye las bombillas incandescentes y los halógenos por bombillas LED y fluocompactas, con las que conseguirás un ahorro de consumo de electricidad de entre un 80 y un 90% y, además, se calientan mucho menos que las tradicionales.
  • Aísla térmicamente tu casa para evitar fugas de aire y lograr una climatización óptima. Con ello, conseguirás una temperatura confortable en tu hogar en cualquier época del año.

  • Instala termostatos y temporizadores. La temperatura adecuada para el aire acondicionado en verano es de entre 24 y 26 grados y para la calefacción en invierno de entre 19 y 21 grados.
  • Elige siempre electrodomésticos eficientes (etiquetas A o B). Es cierto que son algo más caros, pero en poco tiempo se amortiza el gasto energético respecto al precio extra que hay que pagar.
  • En el caso de la lavadora, ponla siempre con el tambor lleno y preferiblemente con programas fríos de ciclos cortos de lavado, ya que calentar el agua es lo que conlleva mayor consumo eléctrico. Además, aprovecha las horas de calor para secar la ropa al sol y evitar tener que poner la secadora, que consume más del doble de energía que una lavadora.

  • ¿Te animas a instalar un equipo solar térmico? Son una excelente solución que convierte la radiación solar en calor a través de unos paneles solares, también llamados captadores, que permiten calentar el agua de la ducha, por ejemplo.

Con estas sencillas recomendaciones podrás reducir las necesidades de consumo de energía, algo que te reportará un importante ahorro energético (y económico), a medio y largo plazo. También, junto con la habitual visita al Punto SIGRE, te ayudará a poner tu granito de arena para conseguir un planeta más saludable y cuidar por el bienestar de todos.

Fuentes:   Muyinteresante.es, Viviendasaludable.es

Print Friendly, PDF & Email

1 opinión en “Ahorra energía en verano… ¡y todo el año!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.